Aquí voy...

miércoles, 31 de agosto de 2011

Igualdad


No importa con que psquiatra o psicólogo, terapeuta o programador neurolinguídtivo, psicoterapeuta o metafísico, amigos, parientes, todos decían lo mismo, en sus propios términos y vocablos:

"que yo tenía una percepción sobre mi cuerpo diferente a la de los demás, que yo me veía a mí misma 'gorda' mientras los otros me veían normal o hasta delgada"

Pues eso se acabó! Ayer pasé una de las humillaciones más grandes de mi gordura. En un colectiivo, o en un transporte público (supongo que cada país lo llama distinto), un jovencito se levantó para darme el puesto porque "la señora lleva bolsas y está embarazada".

¡Embarazada!

De todas formas acepté el puesto, pero todavía no logro digerir que esté tan gorda que crean que estoy embarazada. Ahora somos iguales, MI IMAGEN y la que os demás tienen de mí, son iguales!

Y lo peor es que me deprimí tanto que ayer comí un montón, al menos 4.000 calorías, no quiero ni pensarlo.

Besos a todas!

sábado, 27 de agosto de 2011

Tercero y cuarto día, o mi relación con el inodoro

Con el título ya han de saber que no he podido. No tengo fuerza de voluntad, tampoco tengo ánimos de culpar a mi madre porque me mantiene en un estado de nervios constante.

No veo el momento en que las "pseudovacaciones" acaben y comenzar de nuevo a ir a la oficina. Ahí puedo disimular, y no comer si no quiero.

Ambos días comencé bién, café con leche descremada y sin azúcar. Pero en la tarde es una transformación tipo "Dr. Jeckyll y Mr. Hyde"   .... comienzo a comer de lo que la señora que cuida a madre haya preparado, y luego de comer, a vomitar, por supuesto.

Y el insomnio que no me deja!!!

Estoy tan cansada, y me duele el estómago, el esófago, pero sobretodo la moral.

Mañana viene mi ex por una diligencia. Hace 5 semanas que no lo veo. Quisiera estar hermosa, para que vea lo que se pierde, pero la verdad es que me encontrará con 8 kilos más que la última vez que me vió.

¡Estoy luchando con mis propios monstruos, y siento que, por ahora, me están ganando!

miércoles, 24 de agosto de 2011

Mi segundo día

Hoy es mi segundo día tratando de comer muchísimo menos.

Llevaba 3 semanas vomitando a diario, desde que llegué a los 68 kg, más o menos, que tuve que comprar ropa porque nada me quedaba.

Mi cuerpo es tipo "pera", es decir, engordo muchísimo de muslos, cadera y cola, y sólo cuando mya tengo un sobre peso demasiado pero DEMASIADO grande, es que engordo de espalda, estómago, brazos, etc.

Es una ventaja, porque mantengo buena forma con un sobrepeso mediano, pero también es una trampa porque a veces no me doy cuenta lo mucho que he engordado, hasta que ya he pasado mucho, mucho, mucho, mi peso mínimo aceptable.

He de decirles que mi madre está hemiplégica y eso ha agrvado mi ansiedad y mi insomnio, incluso he convulsionado y me están haciendo exámenes para ver si es sólo estrés+ansiedad, o algo más grave.
Yo ahora sólo quiero pensar en positivo, en que todos los exámenes saldrán bien (como los qu me han entregado hasta ahora) y que lograré bajar de peso y dejar de morderme las uñas nuevamente.
Hoy llevo 2 cafés (sin azúcar, con leche descremada) y un pedazo de requesón, nada más.

¡Ahí voy!

lunes, 22 de agosto de 2011

El comienzo de todo

Yo no sé cuándo comencé a engordar... veo mis fotos a los 3 años y era una niña de contextura normal, más bien ligeramente delgada.

De pronto me recuerdo a mí misma a los 8 años, cruzando la calle a la carnicería, frente a nuestro negocio familiar, para comprar un bisteck magro "para mi dieta".... dieta impuesta por mi madre... Tengo esa imagen grabada saliendo del cuarto a escondidasa a las 9 ó 10 de la noche, a comer jamón y queso, o a comer pan puro.... a comer lo que encontrara fácil de tomar y llevar...

A los 10 años medía 1 metro con 40 (4 pies 8 pulgadas) y pesaba 75 kg (165 libras). Me decían "compota". Era un cerebrito (no sé como se dice en otros países: craneo, brillante, nerd... inteligente, pues!) y por eso no se metían mucho conmigo. Pero ya yo había comenzado a sentirme mal.
Entonces mi padre alcohólico murió.

Mi reacción, aparte de rabia con él, porque era alcohólico (yo no tenía edad para saber que era una enfermedad), era frustración, desenfreno, y ganas de morir. Recuerdo que encontré una botella de Ron Añejo de 0,70 litros y me la tomé completa (asqueroso!), luego partí la botella con la estúpida idea de matarme con ella. Pero era demasiado analítica. A los 10 años pude pensar que quizás no cortaba la zona debida, que tardaría mucho, que dolería, etc.... así que nada de sangre, y mucho de vómito... Es la primera vez que recuerdo vomitar autoinducido.

Creo que por hoy es más que suficiente.

Las quiero... no las conozco, pero las quiero, porque son como yo, porque no me señalan, porque me entienden, porque quieren lo mismo que yo: dominar sus cuerpos y sus mentes y llegar al peso que las haga sentir realizadas.